¡SALTE DEL CLOSET!

Esta expresión es una traducción de “Coming out of the closet” que a su vez se deriva de “skeletons in the closet” y es una metáfora para aludir a algo que se esconde porque no es socialmente aceptado.

Actualmente esta expresión se asocia a la comunidad LGBTIQ+, pero… ¿Es la diversidad sexual y de género lo único socialmente NO aceptado?

El mundo es esa casa grande donde habitamos. Imaginemos que algunos países están ubicados en la planta superior, en la cocina, salón principal, baños, jardín, habitaciones y supongamos que América Latina está en el closet, muchas veces ese closet está en el baño.

En la conquista, América Latina fue un closet escondido, descubierto y saqueado por otras partes de la casa.  Lo que “servía” se usó y aquello que NO, quedó guardado y presuntamente olvidado.

Ese closet hoy, es un escenario paradójicamente perfecto para la Innovación Social. Los dolores de nuestros pueblos abarcan las cinco As que un humano requiere para vivir: agua, aire, alimento, abrigo y afecto. Esos dolores han sido ocasionados por la corrupción, avaricia y los saqueos realizados por las otras partes de la casa con nuestra complicidad.

Muchas personas han sido silenciadas o son rezagadas por pensar y actuar diferente, son arrinconadas y señaladas por encender una mínima luz en la oscuridad del closet y otras tantas vidas han sido vilmente asesinadas porque abrieron la puerta y salieron al exterior de la casa.

Los sistemas burocráticos y el clientelismo de nuestro closet nos invitan a dividirnos en subgrupos y la educación tradicional encuadra nuestro pensamiento para que sintamos temor de salir del closet, y por si fuera poco el exterior de la casa generalmente se muestra reacio a compartir con gente que sólo conoce su pequeño y oscuro closet. 

Sin embargo, hay esperanza, la luz de esta casa llegó vestida de juventud e inconformismo, este closet está presenciando cómo las nuevas generaciones seducidos por la tecnología han jugado a innovar, a transformar la realidad, buscan la sostenibilidad y el propósito para todos los miembros de la casa. Se están educando de forma diferente, rechazando la paquidérmica y corruptible tradicionalidad, muchos son los que salen de este closet y no sólo viajan por el resto de la casa sino que conquistan lugares impensables como el jardín. 

Por medio de la innovación social y la tecnología, se ha cambiado la realidad de otros amigos países que dentro del closet ocupaban una posición aún más deplorable. La innovación va desde la creación de la bombilla de Tomas Edison, hasta soluciones útiles para mejorar las realidades de toda la casa; productos como las copas menstruales, el papel higiénico orgánico, los cepillos de bambú, duchas ahorradoras de agua, prendas de vestir fabricadas con material reciclado, el aprovechamiento de los desperdicios, la bioconstrucción y soluciones agrotech enfocadas en  maximizar el uso de la tierra y el agua, las cuales están generando sostenibilidad y oportunidad de crecimiento en América Latina. 

Este es un trabajo arduo y que está en pleno desarrollo, requiere que las personas del closet y los del resto de la casa abran sus sentidos y cierren sus prejuicios. Requiere de propuestas como el Blockchain que reduzca la corrupción de quienes gobiernan en el closet y velen por la transparencia en la administración de los recursos. Se requiere de pensadores críticos que puedan escuchar y aceptar al otro sin lastimar su integridad, se requiere de ser capaces de aceptar que la evolución se encuentra en la unión multidisciplinaria de saberes y alejarse de la egolatría académica que sólo genera banales conocimientos, se requiere de educación disruptiva que no castre la sabiduría de aquellas mentes que nacieron para ser libres no uniformes, y se requiere sobre todo, de amor para entender que el dolor o los problemas nunca son del otro.

¿Y tú, ya saliste del closet?

By: Jenny S. Taborda y María Alejandra Cano

¡Ya salieron de Closet!